martes, diciembre 19, 2006

La cesta de Navidad...


Qué gran momento ese en el que los sufridores trabajadores de una empresa (las secres, el controller, los becarios, los de compras, los de financiero, los de RRHH...), todos, con una sola mirada, saben que se ha abierto la puerta del despacho donde ese año se reparte la cesta de Navidad. Qué sonrisilla y qué gran momento !

Los jefes , enfrascados en que los otros jefes de la empresa literalmente no se 'la metan', prácticamente ni se enteran de este momento telepático global en la empresa.

Los muy jefes, hartos de recibir Christmas de las 100 empresas que sangran a la propia y botellas de vino suficientes para llenar los pantanos de Murcia, consideran una paletada absoluta lo de la cesta pero les gusta ver como los empleados tienen al menos momentaneamente una sonrisilla en la cara.

Pareciera como si la cesta la pagaran del sueldo de los jefes, pero no.... ERROR !!! ERROR !!! La cesta la paga la empresa, restándola de su cuenta de resultados, no del sueldo del jefe. Y es que algunos, por la cara de lerdos que ponen, parece que en el momento de recogerla están en un solo instante birlando la mujer, el coche, los palos de golf y la cuenta corriente al jefe, cuando en realidad están llevándose una miseria que en algunos casos es inferior a la que entregan en Caritas la Noche de Nochebuena a los homeless de Madrid.

Pero esto no suele durar mucho. Afortunadamente siempre existe un listillo experto en vinos ( se empolló el catálogo de la semana del vino en Carrefour) , en jamones ( su prima está casada con un matarife de una fábrica de embutidos y en su boda pusieron jamón 'del bueno') o Espárragos ( se ve todos los encierros de San Fermin) que a los 5 minutos baja de la nube a todos sus compañeros y cual concursante de Precio Justo acierta con un error máximo de 10 Euros el valor de la cesta.

Entonces se oyen frases como: " Qué cutres"; "¿ Que no es ibérico ?"; Pero si es de Valladolid, ¿cómo que no es un Ribera del Duero ?; ¿ Qué los espárragos son delgaditos ??.. Y alguna secre que ya había montado una fiesta en casa con las amigas para fardar de Ibérico en la que solo iba a dar pastas con café pero que incluía el visionado del jamón ibérico, tiene que recular alegando enfermedad de su madre ya que lo único ibérico en su casa es el marido, que es muy , pero que muy ibérico.

Esto jode a los jefes, pues su discurso de media hora antes de entregar la cesta: hay que recortar, que no estamos para embutidos, que no se quejen que me pulo a la mitad...cambia.

Inicialmente , se les ablanda el corazón viendo a los que recogen la cesta con cara de lerdos. Pero al final, el listillo hace su trabajo y los jefes se mosquean al ver a todos criticando la calidad de los productos . Tiene cojones; no quieren gastarse un Euro, pero quieren que con ese Euro, cutre, racaneado hasta el último momento, toda la gente se bese, de saltos de alegría y llame a sus casas aunciando la llegada de la cesta.

Además, una vez bajado de la nube por el listillo de turno, pasas a analizar el conjunto de la cesta y es cuando te deprimes completamente: esos botes de melocotón en almíbar que asocias a la operación de hernia del abuelo; esos turrones de la marca blanca del Corte Inglés que servirían como sustitutivo del pladur; ese bote de pimientos del Piquillo del Peru; ese licor de no se sabe qué, que acabará como abuelo de tus botellas del mueble bar; y como no, esos patés de sardinas que no se saca ni a las visitas pesadas.... En fin, que mucho mejor que no hubieran dado nada.

Para terminar de joderla, cuando llegas a casa, con tu mierda de cesta, ves una hermosa cesta en el hall de tu vivienda: esta sí tiene ibérico el jamón, pero también el lomo, el salchichon y el chorizo; tiene Cardhu, una botella de Absolut, Ron Santa Teresa y vinos de todos los colores y denominaciones ( rioja reserva, ribera crianza , alvariño...); los turrones 1880 y los polvorones de la Estepeña; los espárragos de Navarra de 5 por caja y gordos como un tubo de cerveza y,.... llaman a la puerta, y aparece la vecina, cuyo hijo trabaja de cajero en el la Caja de Ahorros provincial y te dispara al corazón la frase maldita:
" ¿Han dejado aquí la cesta de mi niño? Que trae jamón 'del bueno'.... "

0 comentarios:

Publicar un comentario