sábado, febrero 06, 2010

PAN--0--DO--#--RA

Pandora hasta hace poco era sólo el nombre de la primera mujer según la mitología griega, algo así como la Eva sin manzana , y según he leído en wikipedia, fue parte del castigo de Zeus a un hombre, Prometeo, por haber desvelado el secreto del fuego a los hombres.

Bien, pues tras esta breve introducción ilustrada vamos al grano, porque mi intención no es hablar de la Castigo de Atenas, ni del planeta azul de Avatar, sino de las pulseritas de abalorios del mismo nombre. Supongo que el nombre de las pulseras viene de que Pandora etimológicamente tiene relación con los regalos, aunque yo me inclino más por lo del castigo, un castigo para los hombres.

Y es que estas pulseritas están llegando al mismo nivel que los bolsos de Tous tal como describía Achopijo en su blog. La diferencia de estas pulseras con otras es que se compran o pueden comprar a plazos. ´

Sí, igual que esos fascículos en los que puedes montar el coche de Fernando Alonso por partes, dándote en el primer fascículo las ruedas y el alerón, estas pulseras las puedes ir comprando por trocitos. Con el primer fascículo la cadena y un abalorio con forma de osito , por tu cumpleaños un abalorio con forma de tarta, por San Valentín un corazón con una perla colgando, un día que sales de compras y te duele la cabeza te regalas un par de abalorios con forma de aspirina, por tu carnet de conducir un abalorio con forma de coche y otro con forma L, .... Y así te vas haciendo la pulsera.

Obviando el hecho de que algunos abalorios parecen sacados de un Roscón de Reyes, y que no me gustan lo más mínimo, hay que reconocer que lo han clavado, porque para un brazo de grosor medio ¿Cuánto te cuesta finalmente una pulsera hasta las trancas de abalorios? Pues una pasta que seguramente la susodicha no se hubiera gastado de una sola vez.

Luego las hay que van en plan potente, aquí estoy yo y para eso hay clases, y se compran directamente la pulsera con todos los abalorios del mundo, incluso más de los que se recomendaría para su tamaño de brazo y dan ganas de cantarles lo de "Siete cascabeles tiene mi caballo". O esas que no solo eligen todos los abalorios a una, sino que además son oro, y parece que vienen de la boda de Farruquito.

Pero es mucho más triste lo de las otras, esas mujeres que van con su pulserita casi desnuda y un par de tristes abalorios , que es como llevar un traje a medio hacer con las agujas aún clavadas y los hilos blancos por los hombros. Las ves frente al escaparate planeando cómo poblar la susodicha,y sus maridos, los del castigo, con cara de circunstancias asumiendo que sobre su conciencia y en parte sobre su cartera, recaerá la responsabilidad de lo poco o muy poblada que esté la pulserita.

Lo que me extraña es lo poco explotado de este modelo, a la vista de lo exitoso del caso Pandora y a pesar de condenar a ciertas mujeres a llevar una pulsera que es sólo una goma y 2 abalorios dando vueltas. Cierto que en la ropa y complementos ( bolsos, cinturones, etc.. ) no tiene sentido dado que ir con algo incompleto es inviable, aunque algunas parece que sus faldas y tops están "under cosntruction" pero ese es otro tema; y además cada cosa suele ser de su temporada y la vigencia la siguiente baja , por lo que no tiene sentido seguir gastándote pasta en algo que se llevaba el verano anterior.

En general todo lo que cumple una función tampoco , dado que por ejemplo comprarse un reloj por piezas tampoco sirve de mucho hasta que tenga una funcionalidad mínima, aunque estoy seguro que Swatch podría hacer algo así como un chasis que funcionara y después irle añadiendo cosas.

Y en los coches ya está inventado hace tiempo, se llama Tunning y ya le dedicaremos un post en su momento.

0 comentarios:

Publicar un comentario