martes, julio 22, 2014

Bajando al moro

Pues sí,  nuestros flamantes nuevos monarcas Felipe VI "el preparao" y Letizia "la reina republicana hipster enrollada" se han estrenado con una visita al Papa sin peineta, otra a Portugal para ver qué pasa con la votación de Eurovisión, que ya no nos votan, y por último se han hecho una bajada al moro, ya que papá Juan Carlos "el campechano" dice que hay que llevarse bien con Mohamed por aquello de Ceuta, Melilla, los inmigrantes, los chanquetes y el pescaito frito, el hachís y tal. Felipe, que cada día  que pasa se empeña en parecerse más al Bassar Al Asad, muy obedientemente  ha  cogido a su señora con pañuelo y allá que se ha ido.

Es curioso lo de los Reyes de la Transición, que al igual que los cristianos de la Reconquista ( Bermudo el Gotoso, Alfonso el Magno, Enrique el doliente, Fernando el Santo..) quedarán para la historia con unos sobrenombres en este caso más chuscos: JuanCar "el campechano", porque le gustaban los chistes verdes,  y Felipe "El Preparao", porque hizo derecho, políticas y un master de chichinabo que le permitía hacerse a Gigi Howard entre caso y caso  (Oooooooohhhh que formación!!!!) .

Letizia,  que no se puso peineta para ver al Papa, no sea que la confundieran con la Reina de las Fiestas de Vitigudino, al ir a Marrruecos sí que se puso el pañuelo blanco en la cabeza. La cuestión es que  se metió tanto en el papel, que  debió pensar que en vez de acompañar a Felipe a  ver a Mohamed el Gordito y señora, iban a ver atardecer en una haima en Merzouga. De ahí que en las fotos, haya salido guapa,  pero con un aire místico, como de viajera romántica del siglo XIX cruzando áfrica en una caravana ,que no concuerda con el divertido programa de visita a hospitales oncológicos que le habían preparado el gordito y señora.

A diferencia de su compi Ana Pastor, que delante de Ahmadineyad fue dejando caer el pañuelo a ver si le montaba un numerito, Leti mantuvo como pudo el pañuelo más o menos colcado sobre su cabeza

Menos mal, debió pensar Leti, que por la noche le habían organizado una cena de gala y ahí se iba a desquitar. Y allá que se presentó vestida a lo Rania de Jordania, con falda larga y blusa de manga larga.  La esposa del rey de Marruecos, Lalla Salma, una especie de Gloria Stefan moruna, se puso el típico traje árabe cargado de piedras  que para los occidentales es difícil de distinguir de las baratijas que se ponen las españolas cuando van a Egipto y les montan la fiesta de disfraces en el crucero por el Nilo. Ved la cara, de Lalla Salma, pensando sin duda algo así como " Qué hija puta, cómo se ha vestido, verás ahora como el gordito no le quita ojo".

Por cierto, y hablando de la cara de Lalla, desconozco si es que ha abusado del botox o del aceite de argán, pero el cutis plasticera que tiene no es normal.  Vamos, que te dicen que en vez de la señora real es la figura del museo de cera de Rabat, y cuela.

Pero la taimada Lalla le tenía preparada una sorpresa nada agradable a Leti. Sabedora de que cena no más que una manzana pequeña y un trozo de queso fresco sin sal, su venganza fue terrible. Observad la mesa llena de soperas y decidme cómo se come en esa mesa, por dónde se empieza y cómo no se mancha la blusa de alguna de esas salsas con cúrcuma.

Sí, está claro por la sonrisa de Lalla que se la tenía guardada,  y por la cara de Letizia que las estaba pasando putitas. Que te apetecía una tapita de apio deconstruida sobre una pizarra. Ah! Mala suerte! Aquí toca cordero con sabor a carnero, dátiles y 8 soperas para que elijas con cuál de esas salsas te manchas tu vestido divino. Y no, no tenemos Cebralín.  Del susto,a Felipe también la cara se le puso color plasticera.

Creo que Felipe y Leti no comieron nada de eso. Se excusaron diciendo que les había sentado mal la cena del día anterior en España, por unas almejas en mal estado,  y  Felipe acabó en el hotel haciéndose un bocata de jamón que había metido al vacío en la maleta,  y Letizia tomándose una contundente manzanilla.

Para que luego digan que ser Rey es fácil y divertido.

5 comentarios:

NáN dijo...

Lo consigues, transmitir una crítica y ácida de la vida. Y eso solo se consigue ficcionando los detalles de la realidad que, aunque plausibles, no podemos conocer. Me moría de la risa con la venganza gastronómica de la Reina del Gordito. Y oye, no me había dado cuenta del creciente y alarmante parecido con Bassar Al Asad.

Saludos

Peter dijo...

Muchas gracias Mr NaN, esas es la intención que no siempre se consigue. Todo irá bien en lo del parecido mientras dentro de unos años no pasemos como Siria de ser un país estable con problemas a un país en guerra

pseudosocióloga dijo...

Mi hija está espantada con ésta Raina de imitación, le molaba mucho más Sofía(cosas de los ocho años, que no se dejan engañar).
Lo del parecido con la Estefan me ha llegado al alma.

el chico de la consuelo dijo...

Pues que quereis que os diga? es que yo soy muy de la Sanung referida al preparao. Y corina para el campechano.
La leti y la sofi no me llenan como seres humanos apetecibles, lo que no quita para que puedan hacer su trabajo de reinas yeráticas perfectamente. La zagala esta blanquinosa del gordito me da la pinta de escocesa del erasmus borracha a las puertas de un pub de benidorm a las seis de la mañana.

Que ganicas tenía ya de leerle, cáspita!! recorcholis!!

Peter dijo...

Pseudo, ay tu hija uanta sabiduría apoyand a Sofía y ese peinado inamovible , no como las faldas de la Leti que no soportan los cierzos ni la tramontana

ECDLC, sin duda la Sanung, a pesar de su apellido que siempre me hace pensar en una tele enorme de plasma, tenía más presnecia que este espíritu que no ha tocado. Respecto a la del gordito, tú dices Benidorm pero podría ser hasta magaluf,, aunque sigo viéndola muy Gloria Stefan

Publicar un comentario