lunes, marzo 31, 2008

El Hormigonero


No, no me he confundido , ya sé que el programa de Pablo Motos se llama "El Hormiguero", pero todo empezó con una hormigonera.

Pablo Motos tiene la virtud de haber sustituido a los exitosos GomaEspuma en las mañanas de M80 y haber conseguido hacerse con un puñado de incondicionales , que no es poco.

Su salto a la televisión, le permitió mantener ciertas partes de su programa radiofónico, como los "Tenientes", ese monumento a la ignorancia patria que canta "chopped" donde el cantante dice "young men"; o la revisión de las revistas más singulares del Kiosko : Más allá y Año Cero con sus marcianos avistados en la sierra de Cuenca a bordo de una nave con forma de paellera; o Jara y Sedal con la moda para la caza de la Becada; o SuperPop y Cosmopolitan describiendo la una cómo besan Andy y Lucas, y la otra como le gusta a los hombres que se la chupen.

Pero claro, el formato de la radio no era totalmente trasladable a la TV: rellenar minutos con llamadas de telespectadores que cuentan sus anécdotas, no mola, y para comentarismo político sobre Aznar y Bush ya está Eva Hache en la misma cadena.

Por eso había que inventar nuevas secciones y aquí llegó la hormigonera. Aquí el amigo, debió tener de pequeño el Mineranova aunque realmente el que le gustaba era el Quiminova. Por ello en su primer programa prometió que andaría sobre las aguas , para lo cual llenó una piscina de plástico de Maizena que traía en la famosa hormigonera. La piscina quebró , llenando de Maizena todo el estudio, pero las imágenes del ensayo demostraron que lo había conseguido y desde entonces ha sido una constante: que el experimento sale una mierda en directo, cosa bastante frecuente, pues a poner las imágenes del ensayo.

El problema es que en ocasiones el experimento ha estado más cerca de la crónica de sucesos que de la divulgación: metralla volando y golpeando al propio Pablo Motos, gases tóxicos inundando el estudio, llamas descontroladas que llegan a demasiada altura... Y todo esto a veces, frente a gente que lo único que quería era promocionar su peli, su libro o su disco y que cuando la cosa empieza a ponerse complicada, le ponen una máscara o un traje ignífugo, pone cara de "me cagüeenlamadre de mi representante que me ha traído a gasearme a esta mierda de programa" y anhela las entrevistas en el sofá de Ana Rosa.

Para presentar esta gansada han cogido a un científico prestigioso llamado Flipy ... A no, perdonad, me dicen que este chico con cara de haber estado sobre expuesto a gases tóxicos durante demasiados ensayos es un humorista de los del Club de la Comedia, pero que con las gafas de pasta y una bata o traje ignífugo da el pego. Este personaje de voz nasal y humor de fiesta de guardería es el supuesto líder del invento, a quien le toca aprenderse en plan loro las explicaciones científicas que repite en plan anuncio de medicamento. A él le gustaría hacer monólogos inteligentes en el programa, pero ahí el señor Piedrahita que tiene de lejos más talento, le adelantó por el carril izquierdo , y a este le toca disfrazarse cual Mortadelo y gasear famosos.

Como no quedan demasiado claras sus explicaciones, nos ayudan con unos letreritos en la parte inferior de la pantalla que afortunadamente pasan igual de rápido y no permiten enterarse de nada, para tranquilidad de los padres españoles que temen con horror que sus hijos repitieran uno de estos experimentos y les explotaran el salón con Sodio y agua. Yo de pequeño tuve una mala experiencia en casa con un experimento , en el que sólo se quemó un cazo, pero que pudo ser mucho peor, por lo que no recomiendo hacer experimentos en casa.

Otra cosa que no me gustaría dejar de lado de este programa y que cada vez que la veo entiendo menos, es la del monologuista discapacitado, Toño. Si esto es integración, aun reconociendo el buen fondo de su acción, que venga Dios y lo vea. Hace humor negro, muy negro sobre su discapacidad, pero sinceramente no creo que sea el modo de buscar la integración de los discapacitados en la sociedad.

Ya para terminar, una cosa buena y otra mala de este programa. La buena son las 2 Hormigas, Trancas y Barrancas, que son los seres más inteligentes del programa.

La mala , la auto complacencia general del programa. Si es que de la mayoría de los chistes, inocentes y bobalicones, sólo se ríen ellos. El público, animado por el regidor, se ríe cuando toca, pero en demasiadas ocasiones se ve gente riéndose con cara de estar pensando "¿De qué cojones me estoy riendo?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

En cuanto a Toño... que viva el humor negro!! negro como el tizón!! y quien mejor para hecerlo que un propio discapacitado haciendo chistes sobre discapacitados... es como un niño con cancer haciendo chistes sobre niños con cancer!! qué más se puede pedir!

PD: oncología + payaso = niños muertos

Publicar un comentario