lunes, mayo 12, 2008

Starbucks

Creo que ya iba siendo hora de dedicarle un post a esta empresa que al menos en Madrid está viviendo una expansión alucinante

Siempre habíamos visto como algo exótico eso de tomarse el cafe con pajita y en vaso de papel. De tanto verlo en las películas americanas, con esos policías que llegan al lugar del asesinato sorbiendo el café o esos brokers sentados a los pies de los rascacielos con la pajita en la boca, algunos ya le tenían ganas al asunto. Los más viajados, cuando iban a Nueva York se pasaban por uno de estos locales y los más paletos se hacían la foto con el cafetito y la enseñaban a la vuelta, a modo de "mira como me he integrado en la vida americana por 4 dolares". Lo confieso, yo he sido uno de estos.

Sin embargo, aquí hemos sido más de tomar el café en el bar, a ser posible sentados y jugando al mus. Por eso , de partida parece que la idea del Starbucks como que no tiene muchas posibilidades de integrarse en nuestra cultura. Eso , por no hablar de los cafés con leche a 2 euros, y los más preparados a 4 euros, factor que tampoco le ayudará a ser algo mayoritario.

Sin embargo, en Madrid ha triunfado. Esto se explica porque esta ciudad se ha convertido en un nido de snobs, donde el concepto caro/barato parece que ha sido borrado de la mente de una gran mayoría y de hecho creo que hay pruebas de que algunos nacen ya con una mutación genética que les obliga a comprar la ropa en Hackett y La Martina , cenar en NODO o Thai Gardens, conducir un Cayenne/Q7/Porsche Carrera y tomar a media mañana cafés monumentales en el Starbucks.

Sin embargo, el objeto de este post no es hablar del Starbucks, su plan de negocio ni su plan de precios, sino de sus camareros. Y es que estos me desesperan. Desconozco si tienen un sueldo variable que depende de la nata que le pongan a tu café o los extras que le metas al café cortado, pero en caso contrario es que los fichan muy pesados. Sí, son muy pesados y demasiado simpáticos. Yo suelo desconfiar de partida de todo aquel detrás de un mostrador que es excesivamente simpático porque desgraciadamente detrás de la simpatía siempre se esconden los euros.

La cuestión es que pedir un café en el Starbucks se convierte en un auténtico ejercicio de estrategia y negociación que de no librar adecuadamente te puede llevar a pagar por un café más de 5 euros. Veamos una situación simulada pero muy real:

- Buenas, ¿Me dice su nombre?
- Pepito
- Pepito , ¿ qué le pongo?
- Un cortado
- ¿ Un espresso machiatto?
- ...... (Mirada al cartel para ver de qué se trata y precio... , parece que sí que es eso ).. Sí, un espresso macchiato
- ¿Se lo pongo en un vaso Tall ?
- ( Mirada a los vasos, hay uno grande y otros 2 aún más grandes, parece que el Tall es el pequeño pero con ese nombre... aseguremos... ) No, no, pequeño
- Vale, el Tall, es este ( mostrando el más pequeño de los vasos grandes). ¿ Seguro que no quiere el mediano?
- No, no, el Tall, el Tall
- ¿Le ponemos un shot extra?
- ¿ Qué ....?
- ¿Le ponemos un shot extra de café?, para darle más intensidad
- Vale ( suena bien y parece gratis, ....ah!!! no!!! que cuesta 30 centimos, bueno no pasa nada, no me cuela nada más )
- ¿Le ponemos un poquito de nata y sirope de Caramelo ?
- ( Estoy gordo, ni de coña lo de la nata y el sirope seguro que son otros 30 céntimos al menos) Esto, no , no sin nata ni sirope
- ¿Seguro?, está buenísimo
- Sí, sí, si seguro que está bueno pero no lo quiero
- ¿Y algún topping, leche de soja o semidesnatada ?
- No, no , así está bien
- Vale, pues (voceando) un espresso macchiato para Pepito
- .....

Escriben tu nombre y petición en el vaso Tall , pagas, pasas tu tarjeta VIPS, y te vas al final de la barra a que te griten de nuevo :
"Un espresso macchiato para ... Pedrito, o algo así", señal de que puedes coger tu vasito, echarle azúcar, vainilla en polvo y beberte el café con pajita.

Durante la espera sueles comprobar que no todos han tenido la misma suerte que tú al lidiar con el camarero de turno, y escuchas como llaman a un señor que estaba antes que tú pidiendo un café con leche cómo es llamado a la voz de : " Un frapuccino de caramelo con nata , leche de soja y topping de chocolate con almendras... para Carlos, Alberto o algo así"

1 comentarios:

Mary Joe dijo...

Recuerdo q en España el Starbucks me parecia el peor café de Madrid, cualquier bareto tenía mejor café (al menos no aguachirri) y mucho más barato. Sin embargo, en USA, tiene el mejor café con diferencia y muy bien de precio. El café regular cuesta 1.50 USA, ni un euro! ahora te tienes q cruzar el charco, claro. Por cierto, aquí no es tan snob pq en todas partes te dan el vaso de papel-plástico. De verdad q se echa de menos una taza de loza, pq sólo pensar la cantidad de basura q genera...
bsitos
mjf

Publicar un comentario