martes, noviembre 10, 2015

El Duplex

Yo siempre he sido muy de Billy Wilder, no sé si como Trueba hasta creer en él, pero desde luego que alguna de sus películas como "Un, dos, tres" se encuentran muy arriba en mi lista de películas favoritas. Pues bien, Billy hizo una maravillosa película, que si sois seguidores de este blog seguro habéis visto, llamada "El apartamento", en la que un gris contable   de una multinacional, interpretado por un genial Jack Lemmon,  consigue ir ascendiendo en la organización ganándose el favor de sus jefes al cederles su modesto apartamento como picadero para sus rollos extra matrimoniales.

Recordaba esta película la semana pasada cuando saltaba a los medios el asunto del duplex de Juancar y Corinna, y me imaginaba toda la intra historia de personajes secundarios, como el personaje de Jack Lemon, enterados del Duplex de Juancar: escoltas que sin quitarse el pinganillo ni las gafas de sol rajaban del duplex al tercer "brugalcola" cuando salían de copas con sus cuñados en Navidad; señoras de la limpieza acordándose apenadas de Mari Sofí de Grecia , mientras se tiraban  sobre la cama aún desecha del duplex, llamaban zorra a Corinna y se imaginaban "reinas"por un rato poniéndose las pantuflas de leopardo de Corinna; secretarios de la Casa guardando la llave del pisito con extrañas codificaciones en la  etiqueta para que Froilan no la encontrara y se llevase a  la casa del yayo a alguna moza pechugona del Joy Eslava; militares de la Casa del Rey cuyos abuelos fueron héroes de la guerra de Cuba ,  alojados en Suiza de incógnito con equipamiento Quechua Travesía en los apartamentos Edelweiss y  teniendo que salir a media noche a comprar HagenDazs de vainilla con nueces de macadamia porque se le habían antojado a Corinna.

O ese chofer aparcado a la puerta del edificio donde está el duplex, en la oscuridad de la noche Suiza, con gafas de sol y las luces apagadas,  oyendo en la radio un festival de cantos tiroleses y whatsappeando con su parienta que está viendo el Deluxe en Moratalaz; O ese asistente de la guardia real que se quedaba en el pasillo del duplex por si hacía falta algo, jugando a la pocha con los escoltas y que nunca encontraba 5 minutos libres para comprar un Toblerone a su novia que pasaba sus ausencias viendo series en el sofá del chalet en el Pardo. 

Todos ellos lo sabían, pero no ha sido TT hasta que PedroJ. y su nuevo periódico han decidido sacar el reportaje de marras para regocijo de Twitter y los que llevan la bandera republicana en su foto de perfil desde el año pasado. Yo no llevo la tricolor en el perfil , pues soy de otro republicanismo, pero debo confesar que también me produce regocijo.

Hay que reconocer en primer lugar el buen gusto a la hora de elegir la ubicación del pisito. No estaba en ningún polígono industrial, como ese hotel por horas llamado Zouk, picadero del proletariado, que está entre el centro logístico de Mercadona Centro, la línea de cercanías C2 Guadalajara, una fábrica de aislantes post-poliuretano y la ITV de Azuqueca de Henares. No, no es lo mismo ver las montañas nevadas de los Alpes suizos que el atasco de la A2 y el Carrefour de la salida de Alovera.

El duplex es como muy de película de James Bond. Es fácil imaginarse en ese salón y chimenea a Sean Connery, tomando su Martini vestido de smoking mientras sale de una de las habitaciones una señorita en picardías , con acento "guso" según el concepto de acento ruso del doblaje español, se abalanza sobre él en el sofá y se funde la imagen con la llama de la chimenea, siendo la siguiente imagen un despertar de ella levemente despeinada, maquilladísima, descalza y rodeada con una casta sábana blanca haciéndole en el escote un perfecto palabra de honor.

Y digo Sean Connery y no Craig de modo consciente, pues tiene tufillo a viejuno, a flores de papel, pantalón sobaquero de color rojo y estola de armiño. Vamos, muy estilo JuanCar, aunque de ser otras circunstancias hubiera dado para primer reportaje del Hola: "JuanCar y Corinna nos muestran su exclusivo duplex en los Alpes Suizos", acompañado de fotos de ambos en el salón con la chimenea encendida y libros cerrados sobre la mesa, otra desayunando uvas en la terraza con cara de frío, gorro ruso de armiño blanco y la nieve rebosando en el balcón y una  foto de Corinna en su tocador dándose polvos en la cara con un vestido de lentejuelas.

Para mí gusto se han pasado con la madera. Demasiado pino para no ser un ataúd. Acaba pareciendo la casa de Papa Noel o el stand de Navidad del Corte Ingles en Serrano. Cierto que la madera es cien veces más higiénica que la moqueta,  pero a mí el olor a barniz y los ruidos de la madera me perturban, no me dejan descansar. Por no hablar del riesgo de incendio, con la pasión y calor que debía desprender la pareja.

Otra mala idea en el caso de ancianos es lo del duplex. Ancianos + escaleras + prótesis de cadera = Nueva prótesis de cadera. Y si nos atenemos al historial de JuanCar , no hay motivos para ser optimista. Seguro que fue cosa de Cori, que se lo vendió con la historia de que tenía ascensor,  pero la realidad es que Juancar ha usado el guardaesquis solo para guardar sus muletas, y sus andares raros no se han debido a las botas de esquí sino a las escayolas.

Pero de todo lo que he visto, lo que peor me parece, la mayor bajeza, es colocar en el centro del salón 2 preciosas cornamentas de gamo. Os imagináis a Mari Sofi viendo estas fotos ? Sí, exclamó "Jroña , que Jroña"

6 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

A mi, éste apartamento me parece un horror de decoración pero teniendo en cuenta que el noventa por ciento de las viviendas que aparecen en las revistas de ricos y famosos me lo parecen, va a ser falta de "status"....
Y que viendo el programa de Bertín con el hijo de Suárez...me acordé de ti...

Peter dijo...

Tengo pendiente uno sobre el programa de Osborne, así en su conjunto....He visto casi todos, incluido el de los Morancos

pseudosocióloga dijo...

Jamás he visto un programa de los Morancos y ese lo aguanté entero.
Por cierto ¿cuántas casas salen de Bertín, tres?. Decoradas más a mi gusto.
Voy a ver el de Mariló que no lo ví y hoy tengo tiempo.

Peter dijo...

Yo creo conocer 2: el cortijo y la moderna. El resto han sido casas de invitados

Mariló se dedicó a parecer ella la entrevistadora y ser la estupenda

HombreRevenido dijo...

Jajaja. Lo de los cuernos es brutal.

Pues sí, a Wilder con lo del rey y la corista le saldría una comedia grandiosa, de 40 Oscars por lo menos.

Anniehall dijo...

Me había perdido esto, es genial.

Tengo la teoría de que las casas de los entrevistados de Bertín son falsas, llevan las fotos familiares a una prestada. Y a lo mejor las de Bertín también, ojocuidao

Publicar un comentario