sábado, diciembre 29, 2007

La "Noentiendo" del Alzheimer



El filón estaba claro pero sólo los japos se han dado cuenta a tiempo. Otra vez.

Primero lanzaron el globo sonda del Sudoku, y visto el éxito entre los abueletes europeos, lanzaron la versión electrónica del invento y la promocionaron en España con la abuela de moda, la Baró. Lo habían intentado antes, para darle verosimilitud, con Carmencita Sevilla, pero se liaba "musho, musho con la Noentiendo". De ahí que cogieran a la lista.

Lo que no entiendo es lo de estas Navidades con el anuncio de la Kidman.Vale, no está ya para hacer de novia de Harry Potter, pero tampoco está aún como Liza Minelli o Barbara Streisand de acabada. Podían haber cogido a alguien a medio acabar como Kevin Costner, Sharon Stone, la Bassinger, o Susan Sarandon, si se deja, pero no a la pobre Nicole, que hasta ayer era un mito sexual, y ponerlo a la altura de la Baró....Qué mala leche.

En todo caso, este año se ha convertido en el regalo estrella de los hijos a los padres; sí estos hijos pertenecientes a la generación que ha visto la explosión del móvil e Internet y que fue testigo de excepción de la batalla entre el vídeo Beta, el VHS y el Vídeo 2000.

Esta mañana he sido testigo de como 30 personas hacían cola en el Media Markt de Salamanca a las 9:50 de la mañana con 3 bajo cero, para comprar una de las escasas unidades que sacan al día para su venta. Sí, en esta tienda en vez de agotarlas de una vez las tienen en lenta agonía ,sacando un número ridículo de unidades cada día que solo pillas si estás a las 10 y entras corriendo empujando al paisano. Esto me recuerda siempre la genial escena de la película "Historias de la Radio" en la que el gran Pepe Isbert se pegaba con otro mientras recorría Madrid disfrazado de esquimal para llegar el primero disfrazado a la radio. Pues sí, como ellos, algunos, ponen el despertador y se están media hora bajo cero para regalarle a sus abuelos la Nintendo de la Baró.

Pero lo que realmente me preocupa es el mensaje que subyace en este regalo: " Papá, no sé que regalarte; pero como te veo ya un poco "pallá" y no vaya ser que tengas Alzheimer, como te veo aburrido durmiendo la siesta, te regalo el jueguecito de marras. A ver si hay suerte, no te gusta, y en un par de meses me lo devuelves, me compro el juego de coches y ya tengo videoconsola para ir a currar en metro entretenido". Vamos, unos crack los chavales, en este dificil arte del autoregalo

0 comentarios:

Publicar un comentario